Saltar al contenido
Letras Carnaval de Cádiz

Pasodobles dedicados a la droga

Pasodobles a la droga - Letras Carnaval de Cádiz

La droga, esa gran lacra de la sociedad que ha ido consumiendo el día a día de las personas. Tantísima gente ha caído presa de sus garras o ha perecido en ellas que para los autores del Carnaval de Cádiz no pasó desapercibido.

Los diferentes autores del carnaval mostraron su opinión al respecto, no quedándose indiferentes ante este gran problema.

Pasodoble ‘Calabaza’ – Lobo

Lobo al lao mi casa rondando dos lobos
que siempre corre tras de alguien
y es amigo de la sangre solo
Camello y mi vecino solo es un camello
con dos jorobas donde brotan
en una muerte y en otra dinero.
Tengo amigos que de rama en rama
se van haciendo el mono
y conozco a gallinas escondía detrás
de un pobre porro
se de muchos que dejan su pelo crecer
como leones como queriendo sobrevivir
pero rinden culto a una serpiente
que día tras día le hace morir.
Barrio hay un caballo maldito en mi barrio
un caballito de muerte que por las venas se mete
un caballito lindo que no se para
porque es caballo de pura sangre
barrio con muchos buitres revoloteando
que los dejan en los huesos
y que se comen sus sueños
buitres por las esquinas
y los rincones buscando algo pa alimentarse.
Fieras se van haciendo fieras
en unos montes donde la hierva no muere nunca
siempre hay un cerdo que vende
y un burro que va a comprar
siempre hay un perro en la puerta
que no te deja escapar
madre abre las ventanas ay ay
dígale a Dios que venga
que se me muere mi gente en esta selva

Sin lugar a dudas, uno de los pasodobles más clásicos sobre esta temática, jugando con las metáforas, Antonio Martínez Ares sacó este espectacular pasodoble a su barrio, al que afectó muchísimo la llegada de la droga.

Pasodoble La República Gaditana – Viendo el cuadrante

Viendo el cuadrante ya te espanta
la cosa tiene cojones
toca la ruta de la plata
la que nadie quiere en los comes
la que de Cádiz al Puerto va.
La que utilizan
los peregrinos
devotos de la heroína
que está en el Puerto
su paraíso
le bastará una papelina
para cambiar su realidad.
Na más salir ya empiezan dos a pelearse
y te la tienes que jugar pa separarlos
y se te encara uno que te parte el alma
porque es tu hermano.
Y tú te sientas al volante
conduciendo lo vas viendo en el espejo
ay, Dios mío como está
¿Qué es lo que ha hecho?
si lo vieran
así los viejos, los viejos, los viejos.
Con la veces que pal Puerto
los dos fuimos a disfrutar de buenos ratos
y ahora le llevo
a este calvario, calvario, calvario.
Ya llega el fin del trayecto
y en la parada se baja
se va a buscar un camello
será otro día mañana.
Que caprichosa la vida
que traicionera la suerte
que es tu hermano
y tú quien conduce
el autobús de su muerte.

Tino Tovar reflejó una historia un poco rebuscada, pero que tuvo gran impacto. Un conductor monta a su hermano en el trayecto hacia El Puerto de Santa María, al que llaman la ruta de la Plata por el numeroso número de adictos a la droga que van a la ciudad portuense en busca de la misma.

Pasodoble Maharajahs – La próxima primavera

La próxima primavera el niño de arriba
cumple veintiuno, pero parece que cumpla
lo menos cincuenta o cincuenta y uno
se le fue la juventud todos sabemos porque
anda como sin salud y la mirada tan perdida como el
que pena me da que pena del niño de arriba
solitario y desdichado siendo niño todavía
la misma pena me causa su desventurada madre
que sabe lo que le pasa pero ayudarle no puede
la pobre infeliz sabe con tristeza
que su hijo juega con una jeringa, con una jeringa,
cuando acabaran cortando las manos de los que trafican
hay bi..,bi,…bi.., los muertos de la droga
hay bi…..bi….bi… yo me voy a cagar
perdonen mis palabras perdonen hay bi..bi..bi..
pero por mor de ella se pudre mucha juventud

Todo un clásico en la antología de Los Majaras del Puerto con letra de Diego Caraballo. El destrozo de una familia por culpa de la droga.

Pasodoble ‘Araka la Kana’ – Hoy toca dar un paso atrás

Hoy toca dar un paso atrás en mis palabras
reconocer que en un tiempo al fin pasado
anduve irresponsable, frívolo y macarra
coqueteando con las dulces garras
de los placeres más envenenados.
Hoy toca dar un paso atrás en mis canciones
tragarme los cojones que eché sin mirar
y en este canto maldecir
que por las veces
que en peligro
fuí poniendo
a tanta juventud
que ignorante con la droga comenzaba
mientras yo alegre cantaba
como un tinto y un romano
como un jipi, como un pantera
y quitándole hierro a esa fiera
de la que decía
que a su paso la muerte venía
danzando a la vera.
Fueron tiempos de locura en los que yo pensaba
que poco importaba
cual fuera el camino
si el destino era la felicidad
Ay! pobre idiota de quién
se machaca la sien
con veneno y fatiga
secando su manantial
de juventud que jamás
volverá repetida.
Y si canto esta canción
es para pedir perdón
y abrir el corazón
a la vida.
Y para tí si me estás escuchando
con tus veinte años llenos de ilusión
oye lo que te digo
yo que le he vendido mi alma al diablo
ahora que estás a tiempo de entenderlo
ahora di que no
que yo estoy vivo de milagro.

Juan Carlos Aragón estuvo mucho tiempo coqueteando con el mundo de las drogas, e incluso no tenía reparos en soltar algunos ‘gags’ durante sus repertorios. Con Araka la Kana vino su redención a través de este pasodoble.

Pasodoble ‘Las muchachas del congelao’ – Ún cuento al revés

Erase una vez, un cuento al reves donde Blancanieves era la mala.
Cuento sin perdiz sin final feliz
con la nieve blanca que se inhala.
la blanca nieve, no es mas que negro dinero de los ricos mas canallas.
La blanca nieve la que ami no me hace falta pa cantarte aqui en el Falla.
La manzana lleva su gusano nunca la muerdas
si la ponen en tu mano no la vayas a probar
o muy pronto te veras igual que los 7 enanos.
Hay mas que un bonachon que si está sin blanca nieves se convierte en el gruñon.
Conozco algun triston que le han dejado el cerebro del enano dormilon.
Cuantos vi a cuantos mocosos vi ¡yo controlo, que yo soy el sabelotodo!
Cuantos vi afinarse la nariz, jovenes princesas y valientes principitos
que se convirtieron para siempre en el muditoooooo

El Canijo de Carmona jugando siempre con las metáforas, nos contó una historia sobre la droga a través del cuento de Blancanieves y los 7 enanitos.

Pasodoble ‘Los Doce’ – Tú, la que haces hermoso

Tu la que haces hermoso lo feo
La amante de todos mis deseos
Mi autentico amor clandestino
Tuuuu Que desde la primera cita
Me diste la magica bendita
De tu suspiro
Y con nuestro amor mas secreto
Mas vivo me he vuelto a sentir
Me has dado la risa nueva
Me has dado mil sensaciones
Me has dado noches eternas
que hoy gobiernan mis emociones
No olvides esto por que yo te he antepuesto
a mi mujer y mis hijos
A mi mujer y a mis hijos
Yo aun pobre luche por saciarte
Y nunca tuviste bastante en tu escondrijo
Yoo no se como me has engañao
que ahora me siento clavao en un crucifijo
Maldita mil veces que has hecho de mi
Sin casa sin vida y encima sin ti
Ay amor amargo de la cocaina
Que tus besos blancos solo son ruina

La comparsa de Ángel Subiela mostró el amor amargo de la cocaína, aquella que te hace besar el cielo y el suelo al mismo tiempo, y como es capaz de arruinar un amor, una familia y una vida entera.

Pasodoble ‘Los Superpop’ – Mi amigo del barrio

Mi amigo del barrio es un caballero
porque en su caballo galopa a diario,
mi amigo del barrio, mi fiel escudero,
del colegio compañero,
del amor primero
mi confesionario,
al llegar la madrugada
galopa a caballo rumbo a su calvario.
Mientras besa la cintura de una cucharilla,
envuelve su corazón en un papel de plata,
baila hasta el amanecer con una jeringuilla,
la misma que le da vida y que también le mata.
Entonces, mi amigo, comienza a volar
y visita el Paraíso al que muy pronto volverá.
Y mi amigo no verá ni estrellas ni mundiales,
ni a su amigo en la Final cerquita de la gloria,
ni la Luna de Conil cantando Carnavales,
porque en los años 80 acabará su historia.
Sé de muchos que ese amigo lo tuvieron
y que lo mismo que yo vieron aquel veneno,
hoy tan sólo queda el grito
apuntando para el Cielo
y brindar por ese amigo,
como un amigo
y un caballero,
y un caballero.

Los Superpop, de Vera Luque se harían con el primer premio en el 2015. Pero el autor, quiso dedicar una letra a un amigo especial, consumido por la droga en los años 80 y que ya no estaba entre nosotros. Un homenaje sincero.

Güenagente – Jesús, si tu me ves llorar

Jesús, si tú me ves llorar
no te vayas a pensar que yo vengo borracho.
Jesús, es que llevo una cruz
como aquella que tú llevaste en el Calvario.
Porque dentro del alma tengo<
una pena que pa’ mí queda,
que a nadie le deseo yo esta
amargura y esta condena
que paso to’a la noche sin coger sueño
fumando a cada momento por mor ‘ los nervios,
ayúdame, greñuo, no puedo más.
Si yo he pecado, Señor, te ruego tu perdón
y te quiero implorar.
Que tengo a mi niño medio loco
por culpa de la droga
y se muere poquito a poco
líbrame, Señor, de este castigo,
como padre te pido que tú le debes de ayudar.
Escucho un ruido y me pongo a temblar…
y su madre llorando
se está consumiendo llena de dolor.
No me quedan fuerzas pa’ seguir pa’lante,
tengo destrozado, Señor, el corazón.
Por eso te pido, padrecito bueno,
que cures a mi niño y a to’ esos chiquillos
que no sufran más, Nazareno.

La comparsa de Pedro Romero compitió seriamente con ‘La Ventolera’ de Antonio Martínez Ares por hacerse con el primer premio en el año 1994. A la muestra, esta letra que relata la crueldad de una juventud destruida por la droga, donde Pedro Romero demostró su enorme sensibilidad.

El fantasma de la Ópera – La vi en la carretera

La vi en la carretera era ya de madrugada
lloviznaba un poco me dije no puede ser
si es que es una niña con la carita pintada
con esa falda tan corta que frío debe tener
y pensé en mis niños dormiditos en sus camas
que pena más grande para un padre debe ser
ver a su hija así tirada a su suerte abandonada
con lo que duelen los hijos, con lo que suelen doler
mi coche paré a su vera
se acercó muy sonriente
diría pa sus adentros
“por fin tengo ya un buen cliente”
Le dije: “nena móntate en el coche
que esta muy mala la noche
te puedo acercar si quieres
Dime donde está tu casa”
“Perdone, usted anda equivocao
no tengo donde quedarme de mi casa me han echao.
porque ya todo el dinero es poco
pa pincharme cada día llorando decía
Y yo les robo, a mis viejos yo les robo
y los tengo en la ruina, por eso no tengo casa
y me paso cada noche bajo el farol de una esquina.

Pasodoble de la comparsa ‘El Fantasma de la Ópera’ (1994), de Los Majaras del Puerto. Un brutal y desgarrador relato de la heroína y la prostitución.