Saltar al contenido
Letras Carnaval de Cádiz

Pasodobles a los colectivos LGTB

Pasodobles del Carnaval al colectivo LGTB

El Carnaval de Cádiz siempre se ha mostrado muy sensible con los problemas sociales, y sobre todo en el ámbito discriminatorio que por desgracia aún sufren los colectivos LGTB (Lesbianas, gays, transexuales y bisexuales).

Los autores de la fiesta, en numerosas ocasiones han revindicado la lucha constante de estas personas en sus vidas diarias y todas las barreras que han tenido que ir salvando para construir su respeto y sus derechos. Así han enfocado los diversos autores del carnaval el tema.

Pasodoble ‘La Trinchera’ – Cuando arrancó el primer grito

Cuando arrancó el primer grito
la comadrona le dijo
«es un niño y es muy guapo»,
y ya tenía en la cuna
su ropita blanca luna
su babero y sus zapatos.
Pero cumplió nueve años
y el día de los Reyes Magos
la alegría se torció,
se abalanzó a una muñeca
y dejó la bicicleta
que su pare le compró.
Siempre ocultando sus gustos
por el qué dirán,
es preferible dos cuernos
a ser homosexual.
Por esas cosas que pasan
un día se enteró
que estaba condenaíto
a irse al cajón.
Desde niño tuvo que tragarse
«Fulanito es maricón»
o escuchar a su propia madre
«Dios mío qué habré hecho yo».
Como tantos en el mundo
se tuvo que resignar
a sufrir cada segundo
encerrao en un hospital.
Hace un año que San Pedro
fue a su cuarto a visitarle,
a él no le mató el Sida,
se murió en el mismo día
que le cambiaron los pañales.

Uno de los pasodobles más clásicos de esta temática lo escribió Antonio Martínez Ares en el año 1996, con su comparsa La Trinchera, obteniendo el primer premio de la modalidad. Sin lugar a dudas, una forma perfecta de tocar un tema tan delicado, como es la homosexualidad y su manifestación en la temprana edad.

Pasodoble ‘Juana la loca’ – Se levantaron muy temprano

Se levantaron muy temprano,
siempre es así en los Jueves Santos,
que hay que arreglarse pa ese día,
no pueden ir hecho un guiñapo.
Con sus ropas de postín,
con sus galas de vestir
ahí van los dos la mar de guapos.
Juan y Jesús se han santiguao na más entrar
y ya en la iglesia han comenzado con las flores,
que su pasión vestir el palio de su virgen la Dolores.
Cuando terminan les inunda la emoción
y allí se quedan mirándola
agarraítos los dos.
La banda suena
y su virgen ya está fuera
y ellos le dicen adiós,
ay ay ay ah.
Cuando todos ya se marchan
y se quedan los dos a solas
a sus sueños ponen alas
y se ve ven de blanco en su boda,
de la emoción hasta lloran.
Con sus madres de testigo
su parroquia, sus vecinas,
rodeados de sus amigos,
la carnecita gallina
y su virgen de Madrina,
ay ay ay ay ah.
Lástima que vuestra iglesia
no entiende el amor entre homosexuales,
lástima que diga el Papa
que esos maricones son gente inmorales.
Y aunque les nieguen su sueño,
y aunque les insulten y les den de lao
y aunque el Vaticano os desprecie
y os siga humillando
para ponerle sus flores a la virgen
volverán el Jue…
volverán el Jueves Santo

Tino Tovar es uno de los autores con más sensibilidad del Carnaval de Cádiz, y en su comparsa Juana La Loca, nos dejó un tema muy común en nuestra sociedad hoy en día. El amor de una pareja homosexual no se ve correspondida por la iglesia, por la que ellos sienten un gran fervor, ya que son creyentes.

Pasodoble Juana La Loca – Mi vida fue un sol sin día

Mi vida fue un sol sin día,
un desengaño sin desquite,
mi vida fue sangre y espina
siempre jugando al escondite.
Con un secreto que ocultar,
negar la realidad,
siempre un tachón en el remite
como si un tren nunca llegase a su estación,
como un profeta que esperando está el milagro
pasé furtiva media vida errante en el monte calvario
hasta que un día me cansé de este vagar,
de este pañuelo de lágrimas,
de esta llave sin portal
y me hice fuerte
y nadé contracorriente
pa contarles mi verdad,
ay ay ay ah.
Y a mi mare de mi alma
fui contándole mis miedos,
miedo a no decepcionarle
que es lo que más me importa,
pero mi mare es mi mare.
Le conté mis sentimientos
y abrazándome me dijo,
“Si te fallo yo me muero,
qué mas me da como seas,
tú eres mi hijo y te quiero”,
ay ay ay ay ay ah.
Todo cambió aquella tarde,
jamás en la vida he vuelto a ocultarme,
qué coño importa si miran
ya estoy orgulloso y tiro palante.
Y es por eso que esta noche
aquí me presento pasando de historias
y con esta copla a algún chufla le callo la boca
Vayan dejando pamplinas y prejuicios
que llega Juana,
ya llega Juana la loca.

Otro gran pasodoble que nos dejó esta comparsa fue el de presentación. El fiel reflejo de como tiene que lidiar la gente de los colectivos LGTB ante las zancadillas constantes de la sociedad en la que viven.

Pasodoble ‘Los Malditos’ – Perdóneme padre

Perdóneme padre un momento, querría contarle un problema
Le estoy mirando a la cara, hoy no hagas como si nada
Y no me rehuya del tema.
Mamá ya sabe de mi confesión ha sido cómplice en mi relación
Fue la primera que sin prejuicios me tendió la mano
Yo de usted tan sólo espero que sepamos respetarnos.
El es un hombre, conmigo es bueno, el es un hombre y nos queremos.
Porque ya estoy cansao de andarle ocultando este secreto a voces
Dentro que me quema y no puedo callarlo.
Yo quiero que me apoye, tan sólo mi familia
Que importa que me miren y me critiquen por las esquinas.
Pá la gente soy extraño y pá más de uno
Me moriré siendo el maricón del barrio.
Ya usted lo sabe pá que voy a negarlo,
Sé que soy su deshonra y ya ves
Porque siento por un hombre lo que usted en la vía
Sintió por ninguna mujer ¡Ay! mujer.

Uno de los grandes problemas a los que tienen que enfrentarse la gente de estos colectivos es al rechazo de su propia familia por su condición sexual. En esta comparsa de Paco Catalán, tras la despedida de Antonio Martínez Ares, cuenta la historia de un chico homosexual que le confiesa su condición a su padre.

Pasodoble ‘El espíritu de Cai’ – Tengo una amiga

Tengo una amiga, se llama Lola
y es una de esas mariquitas que hubo en Cai,
esas de pena, peineta y copla
que tanto dieron por lo que ahora hay.
Y se le parte el alma cuando ve en las tertulias
a tantísima loca enseñando las plumas
con lo que ella ha pasao para ser respertada
y le viene ahora y le dan esta fama.
Acaso se piensan que lo que lograron
se gana saliendo y haciendo el payaso.
¿Adónde estaban esas en tiempo de la dictadura?
¿adónde cuando estaban hasta el cuello? se pregunta
que mientras toda españa los trataba de basura
en Cádiz el mariquita llevo el peso de las plumas.
Y ahora dicen sutilmente que han salido del armario
pa hablar de su condición
ni para eso son valientes que no tienen ni cojones
pa decir soy maricón.
Que en Cádiz los mariquitas le han demostrao a esos cobardes
que para ser uno mismo no hay que esconderse de nadie
y que pa ser mariquita hay que tener mucho arte

Con ‘El Espíritu de Cai’, Tino Tovar dejó un precioso homenaje a los mariquitas que lucharon por sus derechos cuando todavía en la dictadura estaba prohibido, los que gracias a ellos le deben tanto los del presente.

Pasodoble ‘Esto conmigo no pasaba’ – Cada vez que yo escucho

Cada vez que yo escucho
que los mariquitas
piden sus derechos
yo me pongo malo,
porque tengo muy claro
que esas criaturitas
están padeciendo
una enfermedad.
Una patología
que yo curaría
a base de mucho jarabe de palo
para que esos viciosos
no sigan viviendo
en pecado mortal.
Al que sea maricón
yo lo pelaba al cero
y le daba candela
hasta que pusiera
voz de camionero,
y ahora encima se pueden casar
cuando son maricones,
maricones, maricones…
Donde pongas
un macho hispano y patriota,
que se quiten tantas mariconas locas;
donde pongas a un soldadito español,
un marinero valiente
con la espalda así,
el pecho lobo,
la cara como un querubín,
los ojos verdes, rubiasco
y el pelo anillao,
un legionario buenorro,
macizo y viril,
¿cómo te lo voy a decir?
¡Esa es la clase de hombres
que a mí siempre me han gustao!
La chirigota de Vera Luque supo sacarle muchísimo punto a esta chirigota. Vestidos del dictador Francisco Franco, hicieron un pasodoble dedicado a los mariquitas, repleto de ingenio y doble sentido.